Que promovemos

¿Porque lo hacemos?

El sector agropecuario, principalmente la agricultura familiar, es la más afectada por el impacto de la alta variabilidad climática exacerbada por el calentamiento global. El impacto visible es la pérdida de la producción de cultivos y de animales, cuyas pérdidas a su vez impactan en una mayor vulnerabilidad de la seguridad alimentaria y de la generación de ingresos de las familias.

Por muchos años, se ha focalizado la atención de las perdidas agropecuarias mediante la atención de emergencia y rehabilitación, lo cual es parte del ciclo de la gestión del riesgos de desastres, no obstante, algunas comunidades y municipios han vulnerado la capacidad de respuesta reduciéndola a exigencias anuales de dotación de semillas e insumos para mitigar las posibles pérdidas, haciendo a un lado los otros componentes de la gestión del riesgo de desastres como es la prevención y la mitigación, es decir, el antes y el durante el desastre. Este contexto, vulnera la capacidad de respuesta social, ecológica, económica e institucional en los niveles familiar, comunal y municipal.

Un aprendizaje importante en la experiencia de PROSUCO, es que no todos los agricultores sufren pérdidas, existen unos que son innovadores que gestionan los riesgos de pérdidas, aplicando y combinando saberes y haceres (conocimientos y práctica agrícolas), mientras que otros agricultores si pierden debido a una actitud pasiva para no gestionar los riesgos.

¿Que se propone?

Fortalecimiento de capacidades locales de respuesta familiar, comunal y municipal en los ámbitos referidos a la cohesión sociocultural (gestionar el individualismo y los miramientos), en lo político institucional (política y normas), la gestión de recursos naturales (proteger y conservar los recursos suelos, agua, agrobiodiversidad) y de oportunidades económicas (promover emprendimientos productivos, de transformación y de servicios).

Identificar capacidades de respuesta existentes (talentos o expertos locales) para movilizar conocimientos y buenas prácticas para gestionar riesgos de pérdidas y complementar esas capacidades locales con innovaciones sociales y tecnológicas.

Fortalecimiento de la Unidad Funcional de gestión del Riegos Municipal.

Formar Observadores Locales Agroclimáticos para el monitoreo agroclimático y articulado a la UGR municipal.

Desarrollar servicios productivos para atender las necesidades de prevención y mitigación de la producción agropecuaria.

¿Qué se espera?

Conservar y potenciar capacidad de restauración de los agroecosistemas productivos de los agricultores y agricultoras.

Comunidades y municipios capaces de gestiona riesgo de forma corresponsable. Aplicación del ciclo de la gestión del riesgo de forma equilibrada. .

Aplicación del ciclo de la gestión del riesgo de forma equilibrada. .