Que promovemos

¿Porque lo hacemos?

Garantizar la seguridad y soberanía alimentaria es un objetivo prioritario de las familias campesinas. No obstante, la seguridad alimentaria depende en primera instancia de la disponibilidad y estabilidad de la producción de alimentos, los cuales están en función de las capacidades, medios y acceso a información agroclimática para la planificación y gestión de riesgos de pérdidas de las cosechas. Entre el 2004 al 2010 el sector agropecuario boliviano perdió 825.281 millones de dólares, con 274.111 familias afectadas (MDRyT, 2011). Estas pérdidas han sido a consecuencia de una mayor frecuencia de eventos extremos, con daños y pérdidas productivas, de infraestructura e incluso de vidas humanas, relacionados con una alta variabilidad climática atribuida al calentamiento global. Bolivia ha generado políticas, normas y lineamientos para proteger la seguridad y soberanía alimentaria, siendo una prioridad acceder a información agroclimática para planificar. A nivel departamental y municipal, programas, proyectos e instituciones también demandan información que apoye la planificación agropecuaria, la prevención y los sistemas de alerta temprana, la adaptación al cambio climático, la seguridad alimentaria, la construcción de índices para los productos de los seguros agrícolas, etc. En este grupo de actores, las organizaciones productivas y comunidades constituyen el demandante prioritario de esta información agroclimática, principalmente de pronósticos agropecuarios acordes a sus contextos.

La demanda de información agroclimática es de dos tipos: una referida a pronósticos locales de condiciones climáticas, principalmente de la distribución de las lluvias para la campaña agrícola venidera; el otro tipo de información es el monitoreo/registro de las variables climáticas importantes del tiempo diario y acumulado por ciclos agrícolas con los cuales a futuro se puedan conocer el impacto del clima en los cultivos y construir índices. Frente a este contexto, PROSUCO junto a los Yapuchiris (agricultores expertos) se han planteado las siguientes preguntas de investigación: ¿Podrían los agricultores, ser capaces de generar y gestionar información climática útil de bajo costo y accesible basado en observaciones locales? ¿La información agroclimática generada podría evidenciar la variabilidad climática e impactos en los cultivos? y ¿los agricultores observadores podrían constituirse un una red de monitoreo agroclimático?

¿Que se propone?

Revalorizar e instrumentalizar la observación sistemática de indicadores naturales para generar pronósticos locales agropecuarios para gestionar el riesgo de pérdidas de los cultivos mediante la planificación en tiempo y espacio de las siembras.

Registrar el impacto de la variabilidad climática en los cultivos para comprender como el tiempo y el clima afecta en el desempeño de los cultivos a nivel local, a través de la innovación del registro diario del impacto del tiempo en los cultivos, denominado Pachagrama.

Formar Observadores Locales Agroclimáticos en diferentes comunidades

¿Qué se espera?

Adaptar la planificación agrícola para reducir pérdidas.

Adaptar el manejo productivo con nuevas prácticas y opciones tecnológicas por contexto..